Últimas entradas

Fachadas

Inspecciones Técnicas (ITEs)

Comunidades

Emprendedores

27 nov. 2014

Condensaciones superficiales

Por condensaciones superficiales, objeto de esta entrada, nos referimos a la aparición de una humedad en las caras interiores de los cerramientos debido, en muchas ocasiones, a un aislamiento deficiente, que provoca un enfriamiento local de esa zona haciendo que el aire en contacto con la cara interior del muro se enfríe de una manera brusca por debajo de la temperatura de rocío.  Ello provoca la aparición de micro-gotas de agua que, pudiendo verse agravado por una deficiente ventilación del local, pueden acabar produciendo con el tiempo manchas de moho en función del grado de absorción del material donde se manifiesten (sobre alicatados y vidrios micro-gotas de agua, y sobre enfoscados o enlucidos humedecimiento y posterior aparición de manchas mohosas).



Estas humedades no deben confundirse con las que tienen su origen en filtraciones que pudieran darse a través de fisuras de cerramientos, contacto directo con el suelo (por capilaridad), carpinterías selladas deficientemente… o en escapes de agua de instalaciones de fontanería, calefacción saneamiento… Si la obra fuese reciente también pudiera darse el caso de que aparecieran manchas debidas a la humedad residual propia de los materiales utilizados en la construcción de la edificación.

Técnicamente las condensaciones se deben a la conjunción de dos magnitudes físicas del aire ambiente como son, por una parte la temperatura ambiente (Ta), y por otra la humedad relativa ambiental (Hr). La condensación se produce cuando el vapor de agua contenido en el aire entra en contacto con una superficie que se encuentra por debajo de la temperatura del punto de rocío (Tr), dependiente de las dos magnitudes previas; sobre esa superficie se va a ir depositando parte del agua que contiene ese aire.

Para mejorar y evitar las condensaciones superficiales interiores, sobre todo en la rehabilitación de los edificios, se deben realizar actuaciones que minimicen o anulen las condiciones que favorecen la bajada de temperatura local en algunas zonas de las paredes interiores. El objetivo a conseguir es que la temperatura de la cara interior del cerramiento no alcance la temperatura de rocío.

Una opción es el mantenimiento de una temperatura ambiental interior elevada; pero se trata de una condición fácil de obtener pero costosa, ya que se deberá mantener una temperatura constante, por medio de equipo de calefacción: Cuanto mayor sea la temperatura interior menor será la posibilidad de aparición de condensaciones.

La otra opción y más económica en el tiempo, es aislar dicho paramento, y evitar que las bajas temperaturas exteriores se transmitan hacia el interior del mismo, manteniendo una temperatura más elevada en el interior del cerramiento (por encima de la temperatura de rocío).

Las zonas más sensibles de aparición de condensaciones son aquellas que se encuentran más desprotegidas de aislamiento térmico: los puentes térmicos, que pueden encontrarse en: zonas de encuentros de la estructura con el cerramiento: cantos de forjado o pilares (especialmente en las zonas de esquinas), forjados sobre porches y espacios abiertos y contorno de huecos.  Sucede que en estas áreas de la fachada, cuando las condiciones climáticas son más desfavorables, frío y/o lluvia, su carencia de aislamiento térmico posibilita que la temperatura interior del cerramiento alcance la temperatura de rocío del aire interior.

Esto nos predispone tanto en obra nueva, y sobre todo en rehabilitación a la mejora o la instalación de un Sistema de Aislamiento. Para ello la mejor opción es la instalación de un SATE, Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior, ya que, tal y como se ha visto anteriormente es la única manera de incluir dentro del mismo las zonas más sensibles del cerramiento: los puentes térmicos.

La colocación del SATE por el exterior estabiliza la temperatura de la cámara, reduciendo la presión de vapor de agua, aumentando la temperatura tanto en la cara interior del primer muro de cerramiento como del aislamiento.

En último término, conviene recordar hacer un uso adecuado de la ventilación de la vivienda, sobre todo en momentos en que se produzca una importante aportación de humedad al ambiente interior: ducha con agua caliente, cocina…, ya que el aumento de la humedad relativa aumenta la temperatura del punto de rocío facilitando la aparición de condensaciones.


Leer más ...

Normativa de las ITEs

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) es una obligación de la propiedad de:

  • Toda edificación o construcción catalogada o protegida con independencia de su antigüedad y régimen de protección.
  • Toda edificación de uso residencial con una antigüedad superior a 50 años.
  • Todas aquellas edificaciones que, independientemente de su edad y de su uso, pretendan acogerse a las ayudas públicas para la conservación, mejora de la accesibilidad o eficiencia energética de dichas construcciones.




La normativa que contempla esta obligación se regula en el artículo 16 de la Ley estatal de Ordenación de la Edificación (LOE), que establece la obligación de la propiedad de conservar en buen estado la edificación mediante un adecuado uso y mantenimiento, en consonancia con las inspecciones técnicas reguladas por la normativa autonómica. Asimismo, la ley 8/2007 de suelo, en su art.9 regula dentro del derecho de propiedad de los terrenos, instalaciones, construcciones y edificaciones la obligación de conservarlos en las condiciones legales exigibles, y en todo caso, en las de seguridad, salubridad, accesibilidad universal y ornato legalmente exigibles.

La Ley vasca 2/2006 de 30 de junio de Suelo y Urbanismo regula dicha obligación, y su desarrollo reglamentario se realiza por medio del decreto de la CAPV 241/2012 de 21 de noviembre de 2012.

Asimismo, la aprobación de la Ley estatal 8/2013 de 26 de junio de Rehabilitación, Regeneración y Renovación, establece que la propiedad podrá ser requerida por la Administración competente, para que acredite la situación en la que se encuentran los inmuebles, al menos en relación con el estado de conservación del edificio y con el cumplimiento de la normativa vigente sobre accesibilidad universal, así como sobre el grado de eficiencia energética de los mismos.

Además, la mencionada ley estatal deroga el calendario de fechas para la realización de la inspección técnica de edificios establecido en el Real Decreto ley 8/2011, de 1 de julio, que finalizaba en 2015 y que se consideraba insuficiente para la realización de las ITEs de todas las viviendas afectadas, estableciendo un plazo más amplio (hasta el 27 de junio de 2018). Con ello se posibilita que los ayuntamientos establezcan un calendario más progresivo para que la presentación obligatoria de ITEs se realice de forma gradual y el parque inmobiliario se adecue a las condiciones mínimas de conservación, accesibilidad y eficiencia energética que ya son demandables en virtud de la legislación vigente.

El Decreto 80/2014, de 20 de mayo, modifica el Decreto 241/2012, de 21 de noviembre, por el que se regula la Inspección Técnica de Edificios en la CAPV, ampliando el contenido en materia de accesibilidad y certificación de eficiencia energética del edificio, así como los plazos de presentación.

Aquellos edificios que incumplan la obligación de presentar la ITE, o de ejecutar las obras derivadas del grado de actuación 1, 2 o 3, cometerán una infracción urbanística, tipificada en la Ley de Suelo y Urbanismo 2/2006 y en normativas vigentes.


Leer más ...

Contenido de las Inspecciones Técnicas (ITEs)

La ITE (Inspección Técnica de Edificios) es la herramienta de aplicación en la Comunidad Autónoma del País Vasco, y es equivalente al IEE (Informe de Evaluación de Edificios) que se aplica según la normativa estatal en el resto del Estado. Ambas aplicaciones comparten el objeto y los apartados de inspección: Conservación, Accesibilidad y Eficiencia Energética.



La finalidad de la Inspección Técnica es permitir a la propiedad de los edificios, a las personas que habitan en las viviendas, y a las administraciones, conocer el estado de los edificios para garantizar su buen estado y seguridad.  De esta manera, la ITE revelará las lesiones y deterioros de la edificación con el objetivo de elaborar un plan de intervención, en su caso, y un plan de mantenimiento y conservación que permitan ampliar la vida útil del edificio.

La ITE se concreta en una inspección visual recogida en un informe redactado por técnico competente, que se presentará en el ayuntamiento correspondiente. Comprende:

  • Un informe – dictamen de la estructura, fachada, cubierta e instalaciones, con objeto de conocer el estado constructivo del edificio y sus posibles patologías.  El estado de cada uno de estos elementos vendrá definido por la existencia de sensores o indicadores de defectos:
    • • Fisuras
      • Humedades
      • Desprendimientos
      • Deformaciones
    Para detectar estos sensores, es conveniente realizar al menos una inspección que englobe el 55% de la superficie total del edificio (se trata de un porcentaje recomendable, ya que la cifra no está regulada).
  • La certificación de la eficiencia energética, basada en la toma de datos de la envolvente e instalaciones, y posibilidades de mejora.
  • Un informe sobre las condiciones básicas de accesibilidad del edificio: se evaluará el cumplimiento de las condiciones básicas de accesibilidad universal y no discriminación de las personas con discapacidad para el acceso y utilización del edificio, de acuerdo con la normativa vigente, estableciendo si el edificio es susceptible o no de realizar ajustes razonables para satisfacerlas.

La ITE establece 5 grados de actuación en el edificio, según su estado, con los que el Dictamen deberá expresar con claridad la importancia y riesgo de los daños detectados y cuáles son, a juicio del personal inspector, los tipos de intervención, necesarios. En caso de que se dictamine la realización de obras de reparación, deberá presentarse en el ayuntamiento correspondiente el certificado de subsanación de deficiencias, después de efectuados los trabajos.


Leer más ...

Fachadas ventiladas

La fachada ventilada es un sistema constructivo que permite la fijación de un revestimiento (no estanco) independiente a la hoja de cerramiento. La separación del revestimiento respecto al cerramiento permite alojar una capa aislante y admite la libre circulación de aire por su cámara, con las ventajas que esto supone en términos de ahorro energético.

La fachada ventilada es, hoy por hoy, el sistema de mayor calidad para la rehabilitación de una fachada, ya que cuenta con varias ventajas relevantes respecto a las fachadas SATE con base mortero.  Como principal desventaja está la de una inversión económica mayor, ya que la subestructura metálica y los materiales de acabado encarecen el sistema.  


A continuación identificaremos las ventajas de una fachada ventilada, atendiendo a  criterios técnicos y estéticos:

  • La separación del material de revestimiento de la fachada mejora la protección solar del sistema al eliminar la radiación directa sobre el cerramiento.
  • La radiación solar, en verano, calienta el aire de la cámara, disminuyendo su densidad, lo que provoca que ascienda por convección y que su lugar sea ocupado por aire fresco.  Este fenómeno conocido como “efecto chimenea” evita que el calor se acumule en la fachada favoreciendo el ahorro energético. En invierno, es el aislamiento térmico el que proporciona una protección adicional. 
  • Mayor estanqueidad del sistema gracias a la separación del revestimiento que hace de barrera pluvial, evitando a su vez la acumulación de humedad en el cerramiento.
  • La cámara de aire mejora el aislamiento acústico del conjunto.
  • Facilidades de colocación y limpieza al tratarse de una instalación de "obra seca", mediante anclajes mecánicos previamente calculados para resistir la carga de viento y la carga gravitatoria (el propio peso de la placa).
  • Las fijaciones mecánicas permiten, habitualmente, prescindir de la retirada del material de revestimiento previo.  
  • Los perfiles de la subestructura metálica portante, que normalmente cuentan con una posibilidad de regulación 3D, pueden asumir desplomes e irregularidades de la fachada preexistente.
  • Es un sistema constructivo que admite la colocación de diversos materiales de revestimiento, tales como la piedra natural, porcelánicos, laminados de alta presión, composites, fibrocementos, etc… no siendo tan determinante el peso de los mismos al contar con una subestructura portante calculada a tal efecto.
  • Se trata de una solución con muy bajas necesidades de mantenimiento, siendo posible la reparación puntual satisfactoria sin afectar al conjunto del sistema.

La composición de una fachada ventilada, multicapa, es de dentro a fuera:

  • Cerramiento preexistente (en el caso de rehabilitación) que supone el soporte sobre el que se fijan la ménsulas (también denominadas anclajes o distanciadores) que soportan los montantes de la fachada ventilada.  Normalmente, y debido a las fijaciones mecánicas, se puede prescindir de la retirada del revestimiento previo.
  • Aislamiento térmico que se fija mecánicamente mediante rosetas al cerramiento soporte.  Los materiales de aislamiento generalmente utilizados en el sistema son los siguientes: poliestireno expandido (EPS), lana mineral, y poliestireno extruido (XPS)
  • Cámara de aire creada entre el aislamiento y el material de revestimiento, debe tener la dimensión óptima para “el efecto chimenea” que garantice el ahorro energético del sistema.
  • Revestimiento que puede ser casi de cualquier tipo de material: piedra natural, porcelánicos, laminados de alta presión, composites, fibrocementos, etc… y que se fija por medio de grapas a los montantes.

De cara a garantizar una instalación satisfactoria de la fachada ventilada, es fundamental un estudio específico que contemple la idoneidad y compatibilidad del sistema con el material de revestimiento, los cálculos según las diferentes exposiciones al viento, la ubicación de los anclajes de sustentación (puntos fijos que soportan cargas verticales) y retención (puntos móviles que permiten dilataciones).


Leer más ...

26 nov. 2014

Fachadas SATE base mortero

En esta entrada trataremos en detalle las fachadas SATE con base de mortero, que a partir de ahora denominaremos de forma abreviada fachadas SATE como contraposición a las fachadas ventiladas (aunque también se traten de un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior).  

La fachada SATE es un sistema multicapa cuya disposición básica se repite en todos los productos de las marcas más reconocidas y que incluso cuenta con una guía del IDAE a la espera de una norma armonizada para el marcado CE del sistema cuyos requisitos si que serán de obligado cumplimiento.  Cabe decir en este punto que es muy conveniente que la marca cuyo producto pretenda colocarse disponga de un DITE (documento de idoneidad técnica) específico para el sistema SATE como garantía de calidad del mismo.



A continuación listaremos las capas que conforman el sistema SATE desde el interior al exterior, comentando las peculiaridades y aspectos más relevantes de cada uno de ellos:

  • Soporte: Si bien no es una capa propia del sistema, las condiciones del soporte preexistente son fundamentales una aplicación satisfactoria, debiendo garantizarse, al menos, las siguientes: planeidad, adherencia, capacidad portante y limpieza.

  • Fijación: Nos referimos a la fijación del aislamiento que se colocará a continuación.  Salvo contadas excepciones la fijación será doble, mecánica y mediante adhesivo.  

  • La función del adhesivo para el sistema SATE es triple: Soporta el material aislante sobre el paramento del edificio, restringe los movimientos de dilatación, contracción, alabeos, tracción y compresión del aislamiento y regula la planeidad del paramento.  

    La fijación mecánica habitualmente se resolverá con espiga y clavo expansivo, salvo en casos en que haya que corregir desplomes exagerados  o no se quiera costear la retirada del revoque antiguo, en cuyo caso se usarían perfiles o fijaciones mixtas.

  • Aislamiento: Los materiales de aislamiento generalmente utilizados en el sistema SATE son los siguientes: Poliestireno expandido (EPS), lana mineral, y poliestireno extruido (XPS) y, los menos habituales: poliuretano conformado (PUR), corcho expandido y vidrio celular.  Entre sus singularidades destacar que el XPS por su mayor resistencia a impactos suele colocarse en zócalos, que la lana mineral suele recomendarse para reforzar el aislamiento acústico y que el EPS es el más manejable de cara a garantizar la planeidad del sistema.

  • Capa base de armadura: La capa de armadura mejora las prestaciones mecánicas del sistema SATE. La malla de armadura está compuesta de fibra de vidrio y contribuye a mejorar las características mecánicas de los morteros de refuerzo y a absorber las tensiones que puedan generarse entre las planchas de aislamiento. Los fabricantes de los sistemas SATE suministran dos tipos de mallas de armadura, una convencional y las mallas con doble refuerzo o antivandálicas en los lugares donde existe riesgo de deterioro de la fachada debido al tránsito de vehículos o personas. El mortero de armadura se aplica en una capa de espesor según indica la ficha técnica del producto y en estado fresco se embebe la malla de armadura. 

  • Capa de imprimación: Su función es la de igualar la superficie y unir la capa de armadura y la de acabado.

  • Capa de acabado: La principal función de la capa de acabado es proteger el sistema del exterior (la radiación solar, la lluvia u otros agentes exteriores) y tiene que contribuir a la impermeabilidad al agua y permitir la permeabilidad al vapor de agua. Al ser la última capa es la parte más visible del sistema y le confiere una función estética al edificio (color y textura).

    El espesor de la capa de acabado dependerá de su naturaleza, composición y del acabado final (liso, rugoso,…), teniendo que respetarse los espesores mínimos de la capa de acabado incluidos en los DITEs.

    Según el material de acabado podemos encontrarnos con tres grupos:
    Revoques de naturaleza mineral, silicona/siloxano o acrílicos
    Revoques de naturaleza mineral base cemento + su imprimación correspondiente
    Mortero/cola + aplacados de ladrillo, cerámicos o pétreos.



Leer más ...

Fachadas SATE

Se entiende como SATE un sistema para fachadas compuesto de aislamiento térmico por el exterior (SATE-ETICS) que se suministra como conjunto. Se utilizan tanto en nueva construcción como en rehabilitación de edificios y se pueden clasificar en función del tipo de fijación, material aislante utilizado, por aplicación y tipo de acabados.

Con un sistema SATE se reviste y aísla el exterior del edificio adaptándose las geometrías del mismo, incluso las más complejas, sin discontinuidad. Por tanto cuando está correctamente concebido e instalado permite fácilmente resolver la mayoría de los puentes térmicos del edificio.

Los sistemas SATE que incorporan un aislamiento con un espesor óptimo aseguran drásticas reducciones de la energía disipada al exterior, demostrando una disminución del consumo de combustibles próximo al 30% y permiten un ahorro energético consistente y continuo (calefacción en invierno; aire acondicionado en verano). Se estima que la inversión realizada para la instalación del sistema se amortiza, de media, en los diez años siguientes.

Otras propiedades y ventajas de los sistemas SATE respecto a otros sistemas de aislamiento como trasdosados interiores, insuflado en cámara de aire… pueden ser, entre otras, las siguientes:

  • Se evitan obras en el interior de las viviendas y con ello molestias, polvo, escombros…
  • El SATE revaloriza la vivienda mucho más que una simple reparación.
  • No se reduce la superficie útil habitable de la vivienda.
  • Se minimiza el riesgo de condensaciones ya que, aunque el sistema es impermeable al paso del agua (exterior a interior), es transpirable y permeable al vapor del agua (interior a exterior).
  • No es necesaria la eliminación del mortero antiguo preexistente excepto que haya problemas de desprendimientos.
  • Evidentemente, ya que es su cometido principal, aporta un ahorro energético sustancial (en demanda de calefacción entre un 28 a un 35%) en aquellos inmuebles que carecen de aislamiento (casi todos los anterior al año 1979) lo que permite la amortización de la inversión a medio plazo.

Los sistemas SATE engloban a todos aquellos que disponen el aislamiento térmico por el exterior. Diferenciaremos dos tipos en función de la disposición de las “capas” del sistema: 

  • Sistemas SATE compactos  en los que las diferentes capas del sistema se disponen una sobre otra.  Pertenecen a este grupo los revestimientos continuos de mortero y los revestimientos discontinuos adheridos sobre base de mortero con acabado cerámico, pétreo…
  • Fachadas ventiladas, son aquellas en las que se dispone una cámara de aire entre el material de revestimiento y el aislamiento, con la ventaja de una mayor eficiencia térmica al disponer una mayor protección ante el soleamiento (ya que incide sobre el revestimiento y no sobre el cerramiento) y al disipar el calor acumulado por medio del efecto chimenea creado en la cámara de aire.  Cuenta con la ventaja adicional de poder disponer casi cualquier material de acabado: cerámico, pétreo, fenólico, composite, polimérico… y la desventaja de una inversión económica mayor (por el sobrecoste de la subestructura de perfiles distanciadores).


Leer más ...

Reparación de fachadas

La reparación de fachadas es una necesidad periódica para la gran mayoría de los inmuebles.  El paso de los años daña tanto el revestimiento exterior como el material de soporte, lo que suele conllevar una pérdida de elasticidad, adherencia e impermeabilidad del conjunto que deriva en patologías varias: desconchones y/o abombamientos en el revestimiento, grietas y fisuras, filtraciones de agua hacia el interior, agravamiento de las condensaciones interiores…



Hasta hace poco se optaba normalmente por dos soluciones, la primera consistía en reparar los enfoscados mediante morteros de cemento para posteriormente pintar la fachada cada cierto número de años,  la segunda opción consistía en aplicar enfoscados tipo monocapa, acrílicos… soluciones técnicamente más avanzadas. Estas soluciones en la actualidad están siendo sustituidas por sistemas dotados de aislamiento térmico con un menor mantenimiento
En esta entrada nos centraremos en las opciones de reparación por sustitución, sin incluir aislamiento térmico:

  • Sistema enfoscado mediante mortero de cemento: Dentro de los revestimientos de mortero, el enfoscado de cemento es el más duro y resistente. Estas propiedades lo convierten en el revestimiento más usado siendo el acabado habitual en fachadas de viviendas de bajo presupuesto y en la práctica totalidad de las medianeras. Los aspectos negativos son numerosos, es excesivamente rígido (se agrieta con facilidad), presenta un aspecto final muy pobre, por lo que la práctica habitual es utilizarlo como soporte para un nuevo revestimiento de acabado, que puede consistir en una simple pintura, o en una nueva capa de un material más fino.
    Si bien el coste de este sistema es el que requiere una menor inversión inicial, debe tenerse en cuenta que requiere un mayor mantenimiento debido a que necesita una mayor frecuencia del pintado y limpiado.
    Con respecto a sus características higrotérmicas tampoco es un sistema recomendable, el mortero de cemento es impermeable al vapor de agua, lo que unido a la falta de aislamiento exterior, suele provocar condensaciones interiores con sus importantes consecuencias para la salud de los ocupantes de las viviendas.

  • Sistema enfoscado mediante morteros “técnificados”: monocapas, acrílicos, morteros de cal… Estos sistemas tienen en común la aplicación de morteros predosificados industrialmente al que únicamente se le añade agua en obra y una vez amasados, se extienden o proyectan sobre las paredes de cerramiento con distintas posibilidades de texturas y colores que constituyen el acabado de fachada.  Los productos de acabado ofrecen interesantes propiedades impermeables y transpirables que contribuyen al buen comportamiento higrotérmico de las fachadas, aunque no suponen ninguna mejora en su aislamiento térmico ni acústico. 


Leer más ...

25 nov. 2014

La cubierta, elemento energético clave

La renovación o reforma de las cubiertas como consecuencia del deterioro por el paso del tiempo (degradación del material de revestimiento, aparición de filtraciones y/o condensaciones al interior…) o por las deficientes condiciones en que fueron construidas (falta de aislamiento, estabilidad estructural comprometida…) es un aspecto crítico en la rehabilitación de una edificación cuya inversión conviene optimizar.

La cubierta es un elemento clave en cualquier edificación sobre la que confluyen múltiples funciones: estructural, de impermeabilización, de aislamiento térmico y, según el caso, incluso estéticas.  Dicha complejidad hace que resulten fundamentales tanto la elección del sistema y de los materiales como el diseño de los detalles puntuales empleados en su ejecución.

















En esta entrada nos centraremos en la funcionalidad menos conocida de la cubierta, su contribución en el ahorro (o despilfarro, según el caso) energético.  La importancia de la cubierta radica en que cuando se calienta el aire de un edificio se crea una corriente convectiva que impulsa este aire caliente hacia la parte superior. Por lo tanto es la parte superior del edificio la encargada de que esta bolsa de aire calefactada no se pierda. Además la cubierta es la parte del edificio más expuesta a la intemperie y está sometida a los mayores gradientes térmicos (saltos de temperatura), pues durante el día recibe todas las horas de sol.  

Según los estudios que han intentado cuantificar la contribución energética de este elemento se concluye que por la cubierta se puede producir hasta el 30% de las pérdidas energéticas globales de la edificación

Ya que como hemos adelantado, se trata de una de las zonas más expuestas a la pérdida de calor del edificio ya que el aire caliente siempre asciende, resulta fundamental una correcta colocación del aislamiento en todos sus puntos para garantizar la continuidad de la envolvente térmica. Según la tipología de la cubierta se hará mayor hincapié en el cumplimiento de la continuidad del aislamiento en los siguientes puntos críticos:

  • Encuentro de cubierta con cerramiento de fachada
  • Encuentros de limatesas y limahoyas
  • Lucernarios
  • Chimeneas

La cubierta es la parte más expuesta a la intemperie, por lo que una correcta ejecución debe tener en cuenta las diferentes dilataciones y contracciones de los materiales que la componen.  Por esta misma razón, y en función del tipo de cubierta, es fundamental asegurarse de que el aislamiento está protegido de los agentes atmosféricos adecuadamente.


Leer más ...

Hora de renovar las carpinterías?

La renovación de las carpinterías es un aspecto fundamental si queremos abordar una rehabilitación energética eficaz que, además, posibilite un ahorro económico encaminado a amortizar la inversión (incluso podremos contar con las subvenciones a fondo perdido que el EVE viene disponiendo anualmente).

Las carpinterías antiguas, sobre todo aquellas de más de 20 años, ya no cumplen con los estándares mínimos de calidad y ahorro energético actuales: vidrios simples, carpinterías metálicas sin rotura de puente térmico, carpinterías de madera con muy poca estanqueidad al paso del aire…  

Su renovación resulta imprescindible en aquellos casos en que se aborde una renovación complementaria de otros elementos de la envolvente térmica, como puede ser una reforma de la fachada, ya que una mejora de parte del conjunto empeora el comportamiento de los elementos no reformados, pudiendo llegar a  darse nuevas patologías, normalmente condensaciones.



A continuación listaremos los aspectos más relevantes a la hora de elegir nuestras nuevas carpinterías:

Material ventanas: Los perfiles de las carpinterías se han optimizado a nivel energético mejorando las soluciones originales de los materiales más habituales: las carpinterías de pvc se han reforzado con perfiles metálicos internos, las de aluminio han incorporado rotura de puente térmico de forma generalizada, las de madera han conseguido reducir su mantenimiento… e incluso pueden encontrarse soluciones mixtas con diferentes materiales al interior y exterior de la vivienda.

Con soluciones energéticas eficientes en todos los materiales; el mantenimiento, el precio, la normativa urbanística y/o el conjunto estético del resto del vecindario, pasan a primer plano como condicionantes para la elección del material de las nuevas ventanas.

Vidrios: En una próxima entrada trataremos con detalle todas las variedades que podemos encontrar en el mercado.  En un primer acercamiento indicaremos que merece la pena estudiar específicamente la solución que mejor se adapte a nuestras necesidades, debiendo tener en cuenta aspectos como: seguridad (vidrios laminados), eficiencia térmica (doble vidrio con cámara, vidrios bajo emisivos), aislamiento acústico (composiciones asimétricas), protección solar (control solar)…

Elementos de protección solar: En nuestro entorno, la mayoría de estos elementos son las típicas persianas y también merecen nuestra atención ya que las cajas de persiana, habitualmente, reducen la eficiencia energética y aislamiento acústico del conjunto de la carpintería.  Es conveniente la elección de cajas de persiana con aislamiento en su interior e, igualmente, lamas “térmicas” de persiana con aislamiento inyectado.

Mecanismos de apertura: Incluimos este último apartado para mencionar una novedad en los mecanismos de apertura de las ventanas, además de las posibilidades por todos conocidas: practicables, oscilobatientes…  A raíz de la actualización normativa y para prescindir de aireadores que garanticen la ventilación de la vivienda, algunas de las carpinterías actuales cuentan con la posibilidad de “microventilación”, que permite una entrada regulada de aire del exterior que tiene un menor impacto en la eficiencia energética que las otras aperturas.


Leer más ...

La envolvente térmica

Según su definición técnica, la envolvente térmica se compone de aquellos cerramientos (fachadas, cubierta, carpinterías, suelos, muros…) del edificio que separan los recintos habitables (vivienda) del ambiente exterior y de las particiones interiores que separan los recintos habitables de los no habitables (elementos comunes) que a su vez estén en contacto con el ambiente exterior.

Dicho con otras palabras, la envolvente térmica de un edificio, casa o vivienda es la piel que lo protege de la temperatura, aire y humedad exteriores para mejorar la calidad de vida de sus ocupantes, mientras optimiza el ahorro de energía y así reduce la factura energética y las emisiones contaminantes.



Un aspecto determinante de la envolvente térmica es su condición de elemento continuo: conjunto de cerramientos o piel, según hemos visto.  Así, una rehabilitación energética de una edificación deberá contemplar un estudio del conjunto de cerramientos para optimizar el ahorro energético: cubierta, carpinterías, fachadas, muros…

Con las mejoras que podamos llevar a cabo en la envolvente térmica conseguiremos reducir las pérdidas o ganancias de energía de la vivienda, de manera que en verano se reduce el flujo de calor desde el exterior al interior y en invierno se evita perder el calor del interior hacia el exterior, optimizando así el comportamiento energético del edificio y consiguiendo reducir las demandas de energía para calefacción en invierno, así como para refrigeración en verano, estas medidas pueden ser, entre otras:

  • Mejora del aislamiento térmico. Aprovechando la reforma o renovación de elementos como fachadas o cubierta, deberemos incluir el aislamiento térmico que, según el estudio realizado, optimice el ahorro energético del conjunto de la envolvente. 
  • Sustitución de las carpinterías y vidrios. Se debería analizar igualmente la conveniencia de la actualización de las carpinterías a aquellas con rotura de puente térmico y a sistemas de doble acristalamiento con cámara de aire, así como vidrios de baja emisividad, cajones de persiana con aislamiento… Cuestiones éstas que desarrollaremos con mayor detalle en otra entrada del blog.  
  • Aislamiento de los puentes térmicos. Aunque va ligado al primer punto, merece mención especial el tratamiento de los puentes térmicos ya que causan tanto una disminución del ahorro energético como, habitualmente, patologías en forma de condensaciones. Se trata de aquellos puntos en que se interrumpe el aislamiento por encuentros o discontinuidades entre cerramientos, por lo que, como norma general, recomendamos siempre el aislamiento térmico desde el exterior, de forma que pueda garantizarse su continuidad.


Leer más ...

2 nov. 2014

Inspección Técnica Edificios Basauri

En Escala Arquitectura entendemos que las Inspecciones Técnicas de Edificios, en adelante ITEs, merecen un apartado monográfico tanto por su próxima obligatoriedad con carácter generalizado para todas las edificaciones residenciales de más de 50 años (ya es necesaria para aquellas rehabilitaciones o reformas en las que se soliciten subvenciones a la administración) como, sobre todo, por la relevancia de la repercusión de sus dictámenes y conclusiones.















Para ser conscientes de la importancia de una ITE, adelantaremos un breve resumen de sus aspectos más relevantes:

  • La ITE es un informe y dictamen correspondiente realizado por técnico facultativo, a partir de una inspección visual, que indica el estado de conservación de los edificios, principalmente en cuanto a medidas de seguridad y salubridad, indicando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos y, únicamente, informando sobre las condiciones básicas de accesibilidad universal y gasto energético.
  • La ITE comprende la evaluación del estado de conservación del edificio para conocer los desperfectos y las deficiencias apreciadas en dichos edificios, sus posibles causas y las medidas recomendadas para asegurar la estabilidad, la seguridad, la estanqueidad y su consolidación estructural.
  • La ITE establece una clasificación por niveles de prioridad de las obras que el técnico estime necesarias.  Niveles 1 (Inmediato), nivel 2 (Muy urgente, 3 meses) y nivel 3 (Urgente, 1 año). El cuarto nivel ya comprende las obras necesarias a medio plazo y el quinto las de mantenimiento.
  • La ITE ha de ser presentada ante al Ayuntamiento, quien velará por la ejecución de las obras comprendidas en los tres primeros niveles de prioridad.  Se presentará informe de corrección de deficiencias una vez se lleven a cabo.

O dicho de otra manera: de una inspección visual se extraen unas posibles causas de las deficiencias y se plantean unas medidas correctoras que, según en qué nivel de urgencia se hayan incluido (a criterio exclusivo del técnico), pasan a ser de obligatorio cumplimiento con el Ayuntamiento como supervisor de todo el proceso.

En Escala Arquitectura apostamos por un enfoque técnico, profesional e independiente desde el primer momento en que surge la intención o necesidad de llevar a cabo una ITE.

  • Profesionalidad, porque ya ha quedado clara la importancia del dictamen: el técnico ha de limitarse a constatar las patologías y ser objetivo y conciso para “imponer” exclusivamente los trabajos necesarios (ejemplo: si hay múltiples humedades en la fachada norte de una edificación el informe podría señalar la necesidad de renovar esa fachada, pero para el resto de orientaciones debería plantear, como mucho, una recomendación). 
  • Independencia, porque el criterio del profesional ha de ser técnico y no económico.  Recomendamos evitar a toda costa ofertas de ITEs que parezcan excesivamente ventajosas o aquellas sobre las que se puedan presuponer intereses de terceros: un dictamen desproporcionado o imparcial puede conllevar una inversión adicional cuantiosa e innecesaria.

Leer más ...

Inspección Técnica Edificios Erandio

En Escala Arquitectura entendemos que las Inspecciones Técnicas de Edificios, en adelante ITEs, merecen un apartado monográfico tanto por su próxima obligatoriedad con carácter generalizado para todas las edificaciones residenciales de más de 50 años (ya es necesaria para aquellas rehabilitaciones o reformas en las que se soliciten subvenciones a la administración) como, sobre todo, por la relevancia de la repercusión de sus dictámenes y conclusiones.















Para ser conscientes de la importancia de una ITE, adelantaremos un breve resumen de sus aspectos más relevantes:

  • La ITE es un informe y dictamen correspondiente realizado por técnico facultativo, a partir de una inspección visual, que indica el estado de conservación de los edificios, principalmente en cuanto a medidas de seguridad y salubridad, indicando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos y, únicamente, informando sobre las condiciones básicas de accesibilidad universal y gasto energético.
  • La ITE comprende la evaluación del estado de conservación del edificio para conocer los desperfectos y las deficiencias apreciadas en dichos edificios, sus posibles causas y las medidas recomendadas para asegurar la estabilidad, la seguridad, la estanqueidad y su consolidación estructural.
  • La ITE establece una clasificación por niveles de prioridad de las obras que el técnico estime necesarias.  Niveles 1 (Inmediato), nivel 2 (Muy urgente, 3 meses) y nivel 3 (Urgente, 1 año). El cuarto nivel ya comprende las obras necesarias a medio plazo y el quinto las de mantenimiento.
  • La ITE ha de ser presentada ante al Ayuntamiento, quien velará por la ejecución de las obras comprendidas en los tres primeros niveles de prioridad.  Se presentará informe de corrección de deficiencias una vez se lleven a cabo.

O dicho de otra manera: de una inspección visual se extraen unas posibles causas de las deficiencias y se plantean unas medidas correctoras que, según en qué nivel de urgencia se hayan incluido (a criterio exclusivo del técnico), pasan a ser de obligatorio cumplimiento con el Ayuntamiento como supervisor de todo el proceso.

En Escala Arquitectura apostamos por un enfoque técnico, profesional e independiente desde el primer momento en que surge la intención o necesidad de llevar a cabo una ITE.

  • Profesionalidad, porque ya ha quedado clara la importancia del dictamen: el técnico ha de limitarse a constatar las patologías y ser objetivo y conciso para “imponer” exclusivamente los trabajos necesarios (ejemplo: si hay múltiples humedades en la fachada norte de una edificación el informe podría señalar la necesidad de renovar esa fachada, pero para el resto de orientaciones debería plantear, como mucho, una recomendación). 
  • Independencia, porque el criterio del profesional ha de ser técnico y no económico.  Recomendamos evitar a toda costa ofertas de ITEs que parezcan excesivamente ventajosas o aquellas sobre las que se puedan presuponer intereses de terceros: un dictamen desproporcionado o imparcial puede conllevar una inversión adicional cuantiosa e innecesaria.

Leer más ...

Inspección Técnica Edificios Santurtzi

En Escala Arquitectura entendemos que las Inspecciones Técnicas de Edificios, en adelante ITEs, merecen un apartado monográfico tanto por su próxima obligatoriedad con carácter generalizado para todas las edificaciones residenciales de más de 50 años (ya es necesaria para aquellas rehabilitaciones o reformas en las que se soliciten subvenciones a la administración) como, sobre todo, por la relevancia de la repercusión de sus dictámenes y conclusiones.















Para ser conscientes de la importancia de una ITE, adelantaremos un breve resumen de sus aspectos más relevantes:

  • La ITE es un informe y dictamen correspondiente realizado por técnico facultativo, a partir de una inspección visual, que indica el estado de conservación de los edificios, principalmente en cuanto a medidas de seguridad y salubridad, indicando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos y, únicamente, informando sobre las condiciones básicas de accesibilidad universal y gasto energético.
  • La ITE comprende la evaluación del estado de conservación del edificio para conocer los desperfectos y las deficiencias apreciadas en dichos edificios, sus posibles causas y las medidas recomendadas para asegurar la estabilidad, la seguridad, la estanqueidad y su consolidación estructural.
  • La ITE establece una clasificación por niveles de prioridad de las obras que el técnico estime necesarias.  Niveles 1 (Inmediato), nivel 2 (Muy urgente, 3 meses) y nivel 3 (Urgente, 1 año). El cuarto nivel ya comprende las obras necesarias a medio plazo y el quinto las de mantenimiento.
  • La ITE ha de ser presentada ante al Ayuntamiento, quien velará por la ejecución de las obras comprendidas en los tres primeros niveles de prioridad.  Se presentará informe de corrección de deficiencias una vez se lleven a cabo.

O dicho de otra manera: de una inspección visual se extraen unas posibles causas de las deficiencias y se plantean unas medidas correctoras que, según en qué nivel de urgencia se hayan incluido (a criterio exclusivo del técnico), pasan a ser de obligatorio cumplimiento con el Ayuntamiento como supervisor de todo el proceso.

En Escala Arquitectura apostamos por un enfoque técnico, profesional e independiente desde el primer momento en que surge la intención o necesidad de llevar a cabo una ITE.

  • Profesionalidad, porque ya ha quedado clara la importancia del dictamen: el técnico ha de limitarse a constatar las patologías y ser objetivo y conciso para “imponer” exclusivamente los trabajos necesarios (ejemplo: si hay múltiples humedades en la fachada norte de una edificación el informe podría señalar la necesidad de renovar esa fachada, pero para el resto de orientaciones debería plantear, como mucho, una recomendación). 
  • Independencia, porque el criterio del profesional ha de ser técnico y no económico.  Recomendamos evitar a toda costa ofertas de ITEs que parezcan excesivamente ventajosas o aquellas sobre las que se puedan presuponer intereses de terceros: un dictamen desproporcionado o imparcial puede conllevar una inversión adicional cuantiosa e innecesaria.

Leer más ...

Inspección Técnica Edificios Portugalete

En Escala Arquitectura entendemos que las Inspecciones Técnicas de Edificios, en adelante ITEs, merecen un apartado monográfico tanto por su próxima obligatoriedad con carácter generalizado para todas las edificaciones residenciales de más de 50 años (ya es necesaria para aquellas rehabilitaciones o reformas en las que se soliciten subvenciones a la administración) como, sobre todo, por la relevancia de la repercusión de sus dictámenes y conclusiones.















Para ser conscientes de la importancia de una ITE, adelantaremos un breve resumen de sus aspectos más relevantes:

  • La ITE es un informe y dictamen correspondiente realizado por técnico facultativo, a partir de una inspección visual, que indica el estado de conservación de los edificios, principalmente en cuanto a medidas de seguridad y salubridad, indicando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos y, únicamente, informando sobre las condiciones básicas de accesibilidad universal y gasto energético.
  • La ITE comprende la evaluación del estado de conservación del edificio para conocer los desperfectos y las deficiencias apreciadas en dichos edificios, sus posibles causas y las medidas recomendadas para asegurar la estabilidad, la seguridad, la estanqueidad y su consolidación estructural.
  • La ITE establece una clasificación por niveles de prioridad de las obras que el técnico estime necesarias.  Niveles 1 (Inmediato), nivel 2 (Muy urgente, 3 meses) y nivel 3 (Urgente, 1 año). El cuarto nivel ya comprende las obras necesarias a medio plazo y el quinto las de mantenimiento.
  • La ITE ha de ser presentada ante al Ayuntamiento, quien velará por la ejecución de las obras comprendidas en los tres primeros niveles de prioridad.  Se presentará informe de corrección de deficiencias una vez se lleven a cabo.

O dicho de otra manera: de una inspección visual se extraen unas posibles causas de las deficiencias y se plantean unas medidas correctoras que, según en qué nivel de urgencia se hayan incluido (a criterio exclusivo del técnico), pasan a ser de obligatorio cumplimiento con el Ayuntamiento como supervisor de todo el proceso.

En Escala Arquitectura apostamos por un enfoque técnico, profesional e independiente desde el primer momento en que surge la intención o necesidad de llevar a cabo una ITE.

  • Profesionalidad, porque ya ha quedado clara la importancia del dictamen: el técnico ha de limitarse a constatar las patologías y ser objetivo y conciso para “imponer” exclusivamente los trabajos necesarios (ejemplo: si hay múltiples humedades en la fachada norte de una edificación el informe podría señalar la necesidad de renovar esa fachada, pero para el resto de orientaciones debería plantear, como mucho, una recomendación). 
  • Independencia, porque el criterio del profesional ha de ser técnico y no económico.  Recomendamos evitar a toda costa ofertas de ITEs que parezcan excesivamente ventajosas o aquellas sobre las que se puedan presuponer intereses de terceros: un dictamen desproporcionado o imparcial puede conllevar una inversión adicional cuantiosa e innecesaria.

Leer más ...

Inspección Técnica Edificios Sestao

En Escala Arquitectura entendemos que las Inspecciones Técnicas de Edificios, en adelante ITEs, merecen un apartado monográfico tanto por su próxima obligatoriedad con carácter generalizado para todas las edificaciones residenciales de más de 50 años (ya es necesaria para aquellas rehabilitaciones o reformas en las que se soliciten subvenciones a la administración) como, sobre todo, por la relevancia de la repercusión de sus dictámenes y conclusiones.















Para ser conscientes de la importancia de una ITE, adelantaremos un breve resumen de sus aspectos más relevantes:

  • La ITE es un informe y dictamen correspondiente realizado por técnico facultativo, a partir de una inspección visual, que indica el estado de conservación de los edificios, principalmente en cuanto a medidas de seguridad y salubridad, indicando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos y, únicamente, informando sobre las condiciones básicas de accesibilidad universal y gasto energético.
  • La ITE comprende la evaluación del estado de conservación del edificio para conocer los desperfectos y las deficiencias apreciadas en dichos edificios, sus posibles causas y las medidas recomendadas para asegurar la estabilidad, la seguridad, la estanqueidad y su consolidación estructural.
  • La ITE establece una clasificación por niveles de prioridad de las obras que el técnico estime necesarias.  Niveles 1 (Inmediato), nivel 2 (Muy urgente, 3 meses) y nivel 3 (Urgente, 1 año). El cuarto nivel ya comprende las obras necesarias a medio plazo y el quinto las de mantenimiento.
  • La ITE ha de ser presentada ante al Ayuntamiento, quien velará por la ejecución de las obras comprendidas en los tres primeros niveles de prioridad.  Se presentará informe de corrección de deficiencias una vez se lleven a cabo.

O dicho de otra manera: de una inspección visual se extraen unas posibles causas de las deficiencias y se plantean unas medidas correctoras que, según en qué nivel de urgencia se hayan incluido (a criterio exclusivo del técnico), pasan a ser de obligatorio cumplimiento con el Ayuntamiento como supervisor de todo el proceso.

En Escala Arquitectura apostamos por un enfoque técnico, profesional e independiente desde el primer momento en que surge la intención o necesidad de llevar a cabo una ITE.

  • Profesionalidad, porque ya ha quedado clara la importancia del dictamen: el técnico ha de limitarse a constatar las patologías y ser objetivo y conciso para “imponer” exclusivamente los trabajos necesarios (ejemplo: si hay múltiples humedades en la fachada norte de una edificación el informe podría señalar la necesidad de renovar esa fachada, pero para el resto de orientaciones debería plantear, como mucho, una recomendación). 
  • Independencia, porque el criterio del profesional ha de ser técnico y no económico.  Recomendamos evitar a toda costa ofertas de ITEs que parezcan excesivamente ventajosas o aquellas sobre las que se puedan presuponer intereses de terceros: un dictamen desproporcionado o imparcial puede conllevar una inversión adicional cuantiosa e innecesaria.

Leer más ...

Inspección Técnica Edificios Barakaldo

En Escala Arquitectura entendemos que las Inspecciones Técnicas de Edificios, en adelante ITEs, merecen un apartado monográfico tanto por su próxima obligatoriedad con carácter generalizado para todas las edificaciones residenciales de más de 50 años (ya es necesaria para aquellas rehabilitaciones o reformas en las que se soliciten subvenciones a la administración) como, sobre todo, por la relevancia de la repercusión de sus dictámenes y conclusiones.















Para ser conscientes de la importancia de una ITE, adelantaremos un breve resumen de sus aspectos más relevantes:

  • La ITE es un informe y dictamen correspondiente realizado por técnico facultativo, a partir de una inspección visual, que indica el estado de conservación de los edificios, principalmente en cuanto a medidas de seguridad y salubridad, indicando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos y, únicamente, informando sobre las condiciones básicas de accesibilidad universal y gasto energético.
  • La ITE comprende la evaluación del estado de conservación del edificio para conocer los desperfectos y las deficiencias apreciadas en dichos edificios, sus posibles causas y las medidas recomendadas para asegurar la estabilidad, la seguridad, la estanqueidad y su consolidación estructural.
  • La ITE establece una clasificación por niveles de prioridad de las obras que el técnico estime necesarias.  Niveles 1 (Inmediato), nivel 2 (Muy urgente, 3 meses) y nivel 3 (Urgente, 1 año). El cuarto nivel ya comprende las obras necesarias a medio plazo y el quinto las de mantenimiento.
  • La ITE ha de ser presentada ante al Ayuntamiento, quien velará por la ejecución de las obras comprendidas en los tres primeros niveles de prioridad.  Se presentará informe de corrección de deficiencias una vez se lleven a cabo.

O dicho de otra manera: de una inspección visual se extraen unas posibles causas de las deficiencias y se plantean unas medidas correctoras que, según en qué nivel de urgencia se hayan incluido (a criterio exclusivo del técnico), pasan a ser de obligatorio cumplimiento con el Ayuntamiento como supervisor de todo el proceso.

En Escala Arquitectura apostamos por un enfoque técnico, profesional e independiente desde el primer momento en que surge la intención o necesidad de llevar a cabo una ITE:

  • Profesionalidad, porque ya ha quedado clara la importancia del dictamen: el técnico ha de limitarse a constatar las patologías y ser objetivo y conciso para “imponer” exclusivamente los trabajos necesarios (ejemplo: si hay múltiples humedades en la fachada norte de una edificación el informe podría señalar la necesidad de renovar esa fachada, pero para el resto de orientaciones debería plantear, como mucho, una recomendación). 
  • Independencia, porque el criterio del profesional ha de ser técnico y no económico.  Recomendamos evitar a toda costa ofertas de ITEs que parezcan excesivamente ventajosas o aquellas sobre las que se puedan presuponer intereses de terceros: un dictamen desproporcionado o imparcial puede conllevar una inversión adicional cuantiosa e innecesaria.

Leer más ...
ESCALA ARQUITECTURA - info@escalaarquitectura.es - 94 654 76 93 - 644 970 344 - Fandería, 2 Barakaldo -