Últimas entradas

Fachadas

Inspecciones Técnicas (ITEs)

Comunidades

Emprendedores

31 jul. 2016

Ahorro y eficiencia energética. Medidas de mejora

Ya se han cumplido más de tres años desde que llegó la figura de los certificados de eficiencia energética para los edificios. Este documento, obligatorio para las nuevas construcciones y para vender y alquilar viviendas, califica los edificios en función de la energía consumida —y de las correspondientes emisiones— y les asigna una letra que refleja su eficiencia: donde “A” es la mejor calificación y “G” la peor. Los resultados obtenidos durante estos años muestran que sigue suspendiendo la asignatura, ya que más del 80% de los inmuebles existentes se mantienen entre las letras “E” y “G”, según los últimos datos del Ministerio de Industria.

No es poca cosa, considerando que los inmuebles residenciales son los responsables del 16% del consumo final de energía, de acuerdo con el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE). Pero no está todo perdido: aprovechar una reforma para aumentar la eficiencia o realizar mejoras puntuales pueden suponer un salto de calidad, tanto para el bolsillo como para nuestro estilo de vida. Aunque no lo parezca, por medio de una rehabilitación energética se puede alcanzar un ahorro energético superior al 60% en función de las características de la casa, e incluso obtener unas interesantes subvenciones para ello. Pero, ¿por dónde se empieza?

¿Tu vivienda tiene un consumo energético desproporcionado?

Las ventanas pueden causar la pérdida de hasta un 30% de la energía del hogar; por los muros se llega a escapar un 25% y por el suelo un 2%. Un piso de 90 metros cuadrados con calificación energética “G” gasta al año 1.296 euros, cinco veces más que un hogar con las mismas características y letra “B”.








Una cámaras termográfica ayudaría a ver por dónde se escapa el calor: carpinterías, puentes térmicos estructurales (pilares, forjados, vigas) en aquellos edificios que no disponen de aislamiento contínuo en fachada...

De las ventanas al techo: obras para ser más eficientes

Desde Escala Arquitectura siempre incidimos en que la decisión de realizar una rehabilitación energética y el momento en el que llevarla a cabo depende mucho de los materiales de nuestra vivienda, de la calidad de las instalaciones e, incluso, de la instalación de sus elementos, si bien siempre es aconsejable ponerse en manos de profesionales.



Lo ideal suele ser aprovechar una rehabilitación energética comunitaria, de forma que el volumen de obra mayor y una repercusión de andamiaje menor repercutan en un abaratamiento del presupuesto, además del plus añadido de la posibilidad de obtención de subvenciones comunitarias (autonómicas y estatales).

Aunque en un inmueble anterior a los años ochenta la obtención de una letra C sea algo casi inalcanzable, la reforma puede brindar un ahorro energético de entre el 30% y el 80%. Pero hay un intangible que es el confort, que se amortiza desde el primer día. Además, en el 80% de los casos el aislamiento térmico es también acústico.

Ventanas. Esta es la actuación más sencilla y eficaz, al ser rápida y tener resultados inmediatos.
Desde Escala Arquitectura recomendamos instalar, como mínimo, un doble vidrio que tenga rotura de puente térmico, evitando en lo posible duplicar carpinterías instalando unas correderas exteriores. Como material, lo mejor sería PVC o aluminio con rotura de puente térmico, y en cuanto a cristales los bajo emisivos y/o control solar, que evitan que se pierda el calor de la vivienda pero permiten a la vez la entrada de la luz. Tampoco hay que olvidarse de aislar la caja de las persianas. 

Fachada. Existen diferentes técnicas que dependen del tipo de vivienda y de sus características de construcción. La mejor opción es la de es aprovechar la renovación comunitaria de la fachada para aislarla por el exterior por medio de un aislamiento continuo. Además del ahorro energético, la renovación estética y la solución de patologías tipo condensaciones supone una inmediata revalorización del inmueble. Salvo en casos excepcionales, desaconsejamos la técnica de inyectado de aislamiento en las cámaras de aire de las fachadas, ya que no se solucionan los puentes térmicos estructurales, puede no ser posible por presencia de escombro en la cámara de la fachada y ademas, aunque parezca contraproducente, la mejora puntual puede agravar los problemas preexistentes. 

Si se estuviera actuando sobre una única vivienda existe la posibilidad de colocar un sistema de trasdosado, es decir cubrir las paredes interiores con material aislante. La gran pega de este sistema es que se pierde espacio en la vivienda, ya que el aislamiento puede llegar a ocupar varios centímetros (a partir de 7cm). En dicho caso conviene contar con asesoramiento profesional de cara a evitar una posible aparición de condensaciones.

Techos y suelos. Estos dos elementos pueden suponer un problema si el piso está ubicado en las en planta baja, cubierta, bajocubierta o si trata de una vivienda unifamiliar. Para los techos existe la posibilidad de aislar la cámara de aire o colocar un falso techo con aislante térmico por encima del forjado inmediatamente superior (o inferior en caso de vacios sanitarios de planta baja). 

Aire acondicionado y calderas. Aunque no se trate de una verdadera reforma de construcción, estos aparatos de producción de frio y calor tienen una repercusión sustancial en el gasto energético. La calefacción es lo que más consume y el aire acondicionado es unos de los vampiros eléctricos más temibles durante los meses de verano. El primer consejo es fijarse en la etiqueta energética y escoger aparatos eficientes, las calderas de condensación son hoy por hoy la mejor opción rendimiento-precio. Además, es recomendable hacerse con un buen termostato y llevar a cabo una programación horaria proporcionada, pudiendo ahorrar con ambas actuaciones del orden de un 15% en la factura energética. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESCALA ARQUITECTURA - info@escalaarquitectura.es - 94 654 76 93 - 644 970 344 - Fandería, 2 Mod. 207i Barakaldo -